Por Marina Cavalletti
“En este disco nos dejamos llevar un poco por la intuición”

Emanuel Brusa, saxofonista y uno de los directores de Artistry Big Band dialogó con Jazzeando acerca de la presentación del segundo trabajo del grupo, “Secreto en Maschwitz".

La agrupación, que está en actividad desde 2008 abordó composiciones originales y se abre paso con una sonoridad particular que enriquece el universo del jazz instrumental en nuestro país.

En su primer disco rindieron homenaje a diversos compositores ¿cuál es el hilo conductor de esta nueva placa?
Las composiciones originales, la improvisación, la búsqueda de una voz propia dentro de la tradición de big bands.

Entre las 13 obras que integran el CD, 12 son de autoría propia ¿que los impulsó a sumar nuevas piezas al cancionero jazzístico local?
Teníamos la necesidad de hacer nuestras propias composiciones. Es lo que mejor nos sale, y no tenemos que preguntarle a nadie cómo es la mejor forma de hacerlas.

La orquesta surgió en 2008 y es completamente autogestiva ¿cuáles son las complejidades y los beneficios de abordar este formato, en Argentina y en este siglo?
Lo complicado en una agrupación grande es la disciplina de trabajo. Sobre todo si uno no cuenta con el incentivo de la plata. El beneficio para los que componen es que está bueno tener una orquesta a tu disposición! Otro beneficio importante es poder tocar la música que nos gusta.

Desde entonces a hoy ¿Cómo se ha modificado la sonoridad de ABB, en cuanto a tímbrica, las tendencias armónicas, las propuestas rítmicas y melódicas?
En el primer disco abordamos un jazz algo más tradicional, eso hizo que hayamos utilizado una orquestación también tradicional. En este disco nos dejamos llevar un poco por la intuición y las ganas. La instrumentación hace al estilo, de la misma manera que las otras dimensiones de la música.

En cuanto a los ritmos y la armonía, es bastante variado. Hay un blues, una balada tradicional de jazz, temas eclécticos como "Engendro" y otros más ambiciosos en cuanto a lo formal, como "Secreto en Maschwitz". Tambien una composición afro, "Afreak".

Son más de 15 personas ¿pautan alguna dinámica de trabajo o de composición específica?
 Somos 17, por eso no andamos con muchas vueltas. El horario y día de ensayo es siempre el mismo, y los que quieren componer, traen sus temas. Tocamos todo lo que se trae. Nos parece más importante valorar el esfuerzo del compositor que hacer una selección rigurosa de lo que tocamos.

¿Cuanto hay de lectura y cuanto de improvisación en escena? ¿cuál es la ventaja o la dificultad de cada una de estas herramientas?
La lectura y la improvisación son complementarias, tratamos que sea un 50 y 50.

Su música conjuga influencias que van de Coltrane a Brad Mehldhau, hasta cierto atonalismo ¿qué aportes clásicos toman como brújula y cómo se vinculan con lo contemporáneo?
Las influencias, hoy en día, para mal o para bien, son algo incontrolable. Lo atraviesan a uno inevitablemente todo tipo de estímulos y culturas.
Creo que cada tema del disco proviene de un lugar mental diferente, es una especie de lista de temas armado por Youtube. Esto no lo hacemos adrede, somos hijos del siglo XXI.

¿Qué mapa de ruta tienen trazado para la presentación del martes en Vinilo?
Esperamos que la presentación del disco en Vinilo le haga experimentar al público un momento inolvidable. Para eso ensayamos e hicimos todo esto.