Historia del jazz

{mosgoogle}

Los músicos de la época del dixieland y del swing se caracterizaron por una improvisación con una fuerte base melódica. Por su parte, los intérpretes del bop, del cool y del hard bop siguieron las estructuras de acordes en sus solos. El free jazz supone una ruptura radical con estos estilos, pues se caracteriza por que el solista, tras la introducción temática, elude el seguir ningún tipo de progresión o estructura, y apuesta por seguir una dirección impredecible basándose únicamente en su intuición musical. Cuando Ornette Coleman (y antes Cecil Taylor) introdujo el free jazz en los escenarios de Nueva York, muchos músicos y aficionados se preguntaron si lo que estaban oyendo podía denominarse “música”. La evolución del estilo fue vertiginosa, y quienes en un principio habían sido considerados revolucionarios en menos de 15 años se habían convertido en anticuados.

El free jazz —que se superpone a la vanguardia jazzística (la cual puede usar arreglos y determinadas estructuras musicales)—es un estilo muy controvertido y preferentemente minoritario, aunque bastante influyente en el jazz moderno a pesar de ser despreciado en muchas ocasiones por los más clasicistas o tradicionalistas. Habiendo prescindido de muchas de las reglas del jazz tradicional (aunque el free jazz no tiene por qué ser atonal o carecer de un ritmo más o menos estable), su éxito se basa en el virtuosismo musical y la imaginación improvisadora de los intérpretes, de quienes depende que la música sea percibida como razonablemente lógica o simplemente arbitraria.

Artistas destacados: