Historia del jazz

{mosgoogle}

El Third Stream (o Tercera Corriente) es un movimiento dentro del jazz que comenzó a ser tocado en los '50 e intentó mezclar elementos del jazz con la música clásica europea.

Es así como los representantes de cada uno de los dos universos musicales sueñan con adaptar a su trabajo los medios y las virtudes del otro. Aunque ya se habían realizado unas experiencias semejantes de mezcla de sonidos por George Gershwin (Rhapsody In Blue, 1924), Woody Herman (Ebony Concerto de Igor Stravinsky, 1946) o Stan Kenton (City Of Glass de Bo|b Graettinger,1948), es durante la segunda mitad de los años cincuenta, luego de la muerte de Charlie Parker y en la época de las primeras manifestaciones del free jazz, cuando compositores, improvisadores, jazzmen, y músicos clásicos intentan adaptar las virtudes del otro estilo al propio: por parte de la gente del jazz,el bojetivo era ampliar los limites de su campo de acción, integrando, en sus métodos de composición e improvisación, formas y procedimientos de la tradición clásica europea (fuga, concerto grosso...) o de sus adquisiciones mas recientes (atonalismo, dodecafonismo) y fórmulas orquestales hasta entonces poco empleadas en el jazz (cuarteto de cuerdas).

Gunther Schuller (trompista, compositor, director de orquesta, profesor y musicólogo norteamericano) y John Lewis (pianista, compositor y arreglista norteamericano, fundador del Modern Jazz Quartet) fueron los principales iniciadores del Third Stream. Schuller se convirtió en el teórico principal, hasta el punto de crear un departamento "Third Stream" en el New England Conservatory de Boston cuyo responsable el pianista y compositor Ran Blake, ampliaría esa noción a todo encuentro o mezcla de jazz con otras músicas, principalmente étnicas o de otras tradiciones populares. A lo largo de los años 70 y 80, varios músicos afroamericanos surgidos del free jazz (Ornette Coleman, Anthony Braxton, James Newton) comenzaron a ampliar su paleta orquestal hasta alcanzar dimensiones de orquesta sinfónica y a buscar nuevos equilibrios entre composición e improvisación en producciones que no representan tanto una actualización del Third Stream y de los fantasmas de la armonía universal, como una explotación, por parte de la música negra, de todos los medios y libertades que comprenden también su background histórico.