Nueva reseña hecha por el usuario Napiato del cd Pilgrimage de Michael Brecker.

Pilgrimage 

{mosgoogle}

Músicos:

Michael Brecker  (saxo tenor y EWI),

Pat Metheny (guitarras eléctrica y sintetizada),

Herbie Hancock (piano),

Brad Mehldau (piano),

John Patitucci (contrabajo)

Jack DeJohnette (batería).

Temas:

The Mean Time

Five Months From Midnight

Anagram

Tumbleweed

When Can I Kiss You Again

Cardinal Rule

Half Moon Lane

Loose Threads

[ ya registrada  por Brecker en “ Directions In Music: Live At Massey Hall” ]

Pilgrimage

Grabado en Nueva York en agosto del 2006.

Fue para mí una desagradable notica la del día 13 de Enero del pasado año:  “Fallece, por leucemia,  Michael Brecker”

Pasaron por mi recuerdo tantos y tantos gratos momentos con sus giras y discos con la Mitchell,  Pastorius,  Spiringsteen . . .  con sus colaboraciones o como músico de sesión (¿en qué disco de los 70's y 80's no estará presente su saxo como colaborador?)

Le rememoro en los festivales de jazz donde lo ví en los últimos años, en  uno de ellos resucitando a los Brecker Brothers . . .

¡No le volveré a ver tocar!  No volveremos a escuchar sus temas nunca más,  salvo en el PicUp.

Y en mayo, la sorpresa. Resultó que el verano anterior había reunido a un grupo de amigos para grabar nueve temas propios, ocho de ellos inéditos, y murió un par de semanas después de dar los retoques de postproducción al Cd. En cuanto que pude me hice con él, con el ánimo de perdonarle un disco flojo (teniendo en cuenta lo agresivo de su enfermedad y las consiguientes terapias) sólo por el hecho de ser su testamento.

¡Ah no! ¡Muy equivocado estaba!

Creo que es el mejor disco que he oído del menor de los hermanos Brecker . Y los acompañantes  de lujo que lleva elevan, con su trabajo, hasta límites insospechados el buen hacer del tenor. Parece como si, conscientes del final de su amigo, hubieran decidido darlo todo y estar a la altura que Michael Brecker merece.

Es imposible proponer una de las colaboraciones como modelo: todas son únicas, la base rítmica genial, los pianos increíbles, la guitarra . . . sin comentarios, un bloque sonoro muy sólido.

Empezando por el primer tema y hasta la última nota de Pilgrimage, en el que cabe un mundo en diez minutos, todo el disco es de una riqueza increíble. No hay espacio para la compasión por su situación física, la calidad de los 80 minutos del Cd es indiscutible.

Abre el disco The Mean Time, en el que la guitarra de Metheny suena más clásica que nunca y la base rítmica se atreve a mantener un pulso con con el solo de Pat; el piano (quizá Hancock) muy funky, con el líder dejando hacer y dando ejemplo de sus recursos técnicos y estilísticos en cada entrada.

En Five Months From Midnight, tema a medio tiempo, la limpieza del fraseo de Pat y el magnífico tenor de Brecker nos conducen a paisajes sonoros de sutil belleza.

Por el contario Anagram es composición de ritmo vivo y con un trabajo de bateria donde DeJohnette deja su impronta, igual que en Tumbleweed, totalmente fussion con el sonido de la caja casi en primer plano y el tenor fraseando una y otra vez. Metheny suena enorme con su sintetizada guitarra.

Con When Can I Kiss You Again? Michael parece despedirse de su enamorada (¿su compañera, la música, la boquilla de su tenor . . . la vida?) con una muy lírica melodía, donde la guitarra suena a cielo y el piano llena el espacio sonoro con sus armónicos hasta desembocar en un formidable solo (podría ser Melhdau, por su romántico lirismo sobre el teclado)

Son Cardinal Rule y Loose Threads sin desperdicio ambas, de las que te sueltan los músculos y meneas la cabeza y lo pies, aún no siendo bailarín.

En Half Moon Lane hay otra lección de saxo. ¡Cuántos matices! y un solo de Metheny inspirado, elegante y peculiar como sólo él sabe hacer

Y de postre,  Pilgrimage: suave introducción de casi tres minutos a cargo de Michael, tema;  solo de un teclado que quizá sea Hancock (no consiguo diferenciar al pianista de cada corte del disco) solo de Metheny,  solo con EWI de Brecker,  tema y salida. Peregrinaje tan real como el da la vida misma. El acto de fé de un músico peregrino atisbando el final del sendero . . . 

Se ha convertido en unos de mis discos “de cabecera”, al que recurro una y otra vez y con ánimo diferente.

¡Adiós amigo de tantos días solitarios! Es un excelente legado con un broche de oro, el que nos dejas.

 

 

Comentarios   

# MatiBender 20-07-2008 21:15
Muy buena reseña.
# Guest 04-04-2009 19:38
una reseña a la altura de ese disco!