Nueva reseña hecha por nuestros amigos de NoTanDistintos Radio del cd Here and Gone de David Sanborn, lanzado en el 2008.

Here and Gone de David Sanborn

No Tan Distintos

Here & Gone (David Sanborn) 2008

01. St. Louis Blues
02. Brother Ray
03. I'm Gonna Move To The Outskirts Of Town
04. Basin Street Blues
05. Stoney Lonesome
06. I Believe To My Soul 
07. What Will I Tell My Heart?
08. Please Send Me Someone To Love
09. I've Got News For You


David Sanborn (saxo alto)

Lou Marini (saxo tenor)

John Moses (clarinete)

Charles Pillow (clarinete)

Keyon Harrold (trompeta)

Lew Soloff (trompeta)

Wallace Rooney (trompeta)

Gil Goldstein (teclados)

Ricky Petterson (órgano)

Russell Malone (guitarra)

Christian McBride (bajo)

Steve Gadd (batería)

invitados:

Joss Stone (voz en track 06)

Sam Moore (voz en track 09)

Eric Clapton (voz, guitarra en track 03)

Derek Trucks (guitarra en track 02)

producido by Phil Ramone

engineered by Michael Ross

{mosgoogle left}

Nuevo disco del polifacético saxo alto David Sanborn, un tipo que ha puesto su instrumento al servicio de las mas variadas propuestas con una suerte bastante despareja, mas cuando se trata de ese invento intragable que es el smooth jazz (que yo clasifico como música de película porno).

Acá se nos viene con un disco que es... todo blues. Leyó bien, blues de libro; todo un riesgo... Cuando uno mete este disco en la compactera y empieza a sonar cae en la cuenta que, evidentemente, la propuesta de Sanborn es seria, muy seria. De otro modo, por bueno que sea tocando el saxo, sus antecedentes no lo hacían muy confiable como para juntar a tipos de la categoría de Eric Clapton en guitarra y voz, Wallace Roney y Lew Soloff en trompeta, John Moses en clarinete bajo, Sam Moore y Joss Stone en voz,  Derek Trucks en guitarra, Christian McBride en bajo y Steve Gadd en batería.

Y esta vez, el viejo David acierta el tiro desde el primer acercamiento: abre con “St. Louis Blues” en una muestra de habilidad para atraer a quienes no le confiaban mucho; un standard del jazz/blues siempre es un gancho eficaz. La sorpresa es mayor cuando se escucha que no es la típica interpretación lavada y anodina a la que nos ha acostumbrado Sanborn, es una gran interpretación apoyada por una mini big band que suena de maravilla, muy bien, cálida, orgánica, inspirada; Sanborn pone el tono justo durante toda la interpretación y Wallace Roney aporta un gran solo de trompeta.

Sigue sorprendiendo con “Brother Ray”, un notable homenaje a Ray Charles con la participación de Derek Trucks y llega el momento en que la mandíbula cae hasta el piso cuando suena la inconfundible voz de Clapton y sus acordes mínimos en “ I’m gonna move To The Outskirts Of Town” en una interpretación de blues excelente. A partir de aquí, se pierde el miedo y se  disfruta un disco de blues a pleno.

{mosgoogle left}

Y debo decir un gran disco de blues. Con una buena elección de temas, ponen sus voces Joss Stone en el tema de Ray Charles “I believe to my soul” y Sam Moore en “ I’ve got news for you”, en el resto de los temas Sanborn y la banda hacen muy buenos trabajos, donde destaca “Basin Street Blues”. Le he buscado por todas partes la patinada “a la Sanborn”, esa marca indeleble que deja en sus discos de smooth jazz (clasificación que a Sanborn no le gusta, pero, como decía el General Peron, “la única verdad es la realidad”; elija algún disco de los 80 de Sanborn y va a entender de que le hablo) y, por mas que haya buscado no la encontré; me sorprendí con un disco ameno, sólido, bien interpretado, interesante. Una mirada sobre el blues desde otro ángulo, muy acertado; evoca a las big bands mostrando que cuando hay ganas, habilidad y sobre todo inspiración (y no mero afán comercial) se puede producir muy buena música. Obviamente, los seguidores de Sanborn se van a sorprender con un disco muy incómodo; el resto, quienes hemos escuchado algo más que smooth jazz, nos sorprendemos ante la confirmación que Sanborn es un talento, en cierto modo, desperdiciado, y que cuando quiere, puede hacer discos muy buenos. Gran disco, probablemente este sea el más brillante de su carrera, y espero que ahora que encontró un camino no se vuelva a perder en el vapor soporífero de la música creada solo para ventas masivas sin el menor vestigio de talento e inspiración.