Hoy presentaremos el álbum The Orchard de Liz Wright, publicado en el año 2008.

The Orchard de Liz Wright 

Esta reseña fue enviada por los amigos del programa de radio  "NoTanDistintos", Guillermo Blanco Alvardo y el "Tano" Alberto Rosso, quienes ahora se encuentran de vacaciones radiales. De todas formas, si quieren compartir sus reseñas e informaciones lo pueden hacer en www.notand.blogspot.com .

01. Coming Home
02. My Heart
03. I Idolize You
04. Hey Mann
05. Another Angel
06. When I Fall
07. Leave Me Standing Alone
08. Speak Your Heart
09. This Is
10. Song For Mia
11. Thank You
12. Strange
13. It Makes No Difference

{mosgoogle}

Lizz Wright: voz
Larry Campbell: guitarra eléctrica, steel, mandolina
Oren Bloedow: guitarra electrica
Chris Bruce: guitarra acústica

Toshi Reagon: guitarra acústica
Joey Burns: bajo, baritone guitar, cello
Glenn Patscha: teclados
Kenny Banks: piano
Patrick Warren: organo
 John Convertino: vibrafono
Jacob Valenzuela: trompeta

Martin Wenk: trompeta

Ben Perowsky: batería
Larry Eagle: percusion
Catherine Russell, Josette Newsam, Anthony Thompson: coros
 

Nos encontramos con una novedad acá en Buenos Aires, y es el arribo de la voz espiritual de Lizz Wright, quien nos trae su tercer trabajo: “The Orchard”, el primero en arribar a las bateas porteñas, donde se despacha de manera ecléctica pero en un tono acorde con las circunstancias desde el blues, pasando por el jazz vocal, hasta el Rhythm and Blues.

 

{mosgoogle left}

Lizz siempre se caracterizó por sus interpretaciones de jazz vocal, habiendo hecho precedentemente algunos participaciones con otros músicos tanto del jazz como del blues, como Toots Thielmans, David Sanborn, o Joe Sample. Su papel más destacado fue sin duda en algunos homenajes en Estados Unidos brindados a la memoria de la Billie Holliday donde interpretaría algunos de sus temas y terminaría de cautivar al público en general, pero principalmente al del jazz. A pesar de todo este reconocimiento y luego de dos proyectos solistas como en “Salt” o “Dreaming wide awake” aquí en “The Orchard”, se destaca por tener saltos más eclécticos al elegir los modos y los géneros de sus canciones. Me refiero a que se la ve saltar desde la balada del jazz, al blues en temas como “Coming home” o “I idolize you” donde el deseo se hace presente de dos maneras; una a través del ansiado regreso al lugar de origen, que puede ser su casa, su pueblo, su gente. Y otra, a través del amor y el deseo por ese amor como algo pasional. Además aparecen baladas en un tono al mejor estilo country como en “Hey Man”. Pero la morocha se divierte un poco y hace algunas cositas como algunos covers como el que le dedica a los Led Zeppelín, con “Thank You” de una manera muy melódica y con un color de balada romántica que la convierte en algo totalmente diferente a lo conocido por los músicos originales, un tema casi irreconocible, en esta versión. Si hay algo que destacar es que esta cantante es autora de muchos de los temas que aparecen aquí junto con la participación en la producción de Craig Street (KD Lang, Cassandra Wilson). Y esto se nota en su música principalmente porque se destaca por una voz tonalmente monocorde, con pocos decibeles y hasta monótona durante toda su obra. Si bien su voz es de terciopelo, por cierto, lamentablemente no cumplió con mis expectativas personales. A mi parecer ese tono descolorido la convierte en algo levemente sin sabor y casi aburrida. A mí me gustaría que la fuerza de la voz represente mejor lo que dice la canción. Me refiero a que la fuerza se haga presente allí donde la letra y la pasión lo requiera. No es el caso de Lizz Wright, que se acerca más al estilo de una Norah Jones o una Tracy Chapman. Le hace falta polenta, a la muchacha. No canta mal, obviamente, pero me duerme. Y si una cantante logra eso en mí, no la recomendaría. Pruebe con una Janis Joplin mejor o con una señora del R&B, Etta James. En fin, no me animaría a recomendarlo. Si quiere igual haga la prueba, tampoco es un mal disco, claro.

 

lic. Valentino Bertone

No Tan Distintos