Hoy presentamos el álbum "Present Tense" del saxofonista James Carter, editado en el año 2008.

Present Tense de James Carter 2008

Esta reseña fue enviada por los muchachos de la radio "NoTanDistintos", que estará volviendo al aire mañana, y se emite todos los sábados de 19.00 a 21.00 por FM Flores 90.7. También los podés encontrar en www.radiofmflores.net y en su blog, www.notand.blogspot.com. El programa trata sobre jazz, blues, cine y literatura. Lo conducen Guillermo Blanco Alvarado y Alberto "Tano" Rosso.

Lista de temas: 

01. Rapid Shave (Dave Burns)02. Bro Dolphy03. Pour Que Ma Vie Demeure (Django Reinhardt)04. Sussa Nita05. Song of Delilah (Victor Young)06. Dodo’s Bounce (Dodo Marmarosa)07. Shadow Sands (Jimmy Jones)08. Hymn of the Orient (Gigi Gryce)09. Bossa JC.

10. Tenderly (Walter Gross)

Músicos:

James Carter: saxoDwight Adams: trompetaRodney Jones: guitarraD.D. Jackson: pianoJames Genus: bajoVictor Lewis: bateríaEli Fountaine: percusión producido por Michael Cuscuna

grabado por Jim Anderson

Con sumo placer y agrado le presento el último disco de uno de los jóvenes grandes que muestran que el jazz sigue bien vivo y tiene mucho, muchísimo mas para dar; el gran James Carter y su reciente producción “Present Tense”. En el disco nro. 12 de su carrera, Carter se hace cargo de la santísima trinidad; saxo (soprano, tenor y barítono), flauta y clarinete bajo, acompañado por Victor Lewis en batería, D.D. Jackson en piano,  Dwight Adams en trompeta, James Genus en bajo, Rodney Jones en guitarra y Eli Fountain en percusión. “Titulé éste álbum Present Tense (Presente, haciendo referencia al tiempo verbal) porque captura donde estoy ahora mismo... Estoy también trabajando con mas liricismo en éste álbum, y estoy haciendo presentaciones mas concisas en la música en vez de estar tocando durante 10 u 11 minutos” Estas palabras de Carter son un breve resumen de lo que se escucha en el disco, un disco típico Carter al 100%: para amarlo a primera escucha u odiarlo sin medias tintas. Y conmigo este disco tuvo un efecto hipnótico inmediato. Pasando distintos ritmos y sonidos a la clave de un jazz soberbio, impactante, elegante, digno de la grandeza de este verdadero genio del saxo, Carter ha encontrado junto a su banda y a la excelente producción de Michael Cuscuna (responsable de la Blue Note Collection) un equilibrio perfecto, notable. Carter hizo propio el concepto Davis de “less is more”; deja de lado la pirotecnia habitual en su estilo y nos ofrece una serie de interpretaciones que muestran toda la magia y habilidad que tiene, tocando lo justo y necesario y administrando sus energías, poniendo cuando hay que poner y saliendo cuando hace falta, sin que eso signifique tocar sin la garra habitual en su estilo. El tipo tiene la capacidad de sacar melodías exquisitas hasta de una corneta de cancha; es un técnico brillante y se luce de punta a punta en todo el disco sin necesidad de sobresaturar su interpretación, gracias al apoyo de una banda que esta a su mismo nivel. Adams en la trompeta, con un estilo que evoca a Freddie Hubbard, cierra a la perfección y con gran solvencia todas las propuestas melódicas de Carter. La base rítmica piano, bajo y batería se luce dando un sostén fluido en todos los temas del disco, sonando con naturalidad, pasando del bebop a la bossa sin ningún esfuerzo; da la impresión que han hecho siempre ese estilo de música. Las apariciones de Jones y Fountain en los temas donde son requeridos redondean con su aporte un sonido delicioso, rico en matices, variado, completando así una excelente banda para un disco excelente. Bebop, hard bop, baladas, funk urbano, bossa, free jazz; todo está en este disco. Muchos lo criticarán por haber abandonado su modo frenético y explosivo (por momentos similar al de John Zorn y, al igual que la música de Zorn, a veces muy difícil de escuchar por la fatiga auditiva que provoca) y haberse convertido en un artista “comercial”; no tengo duda que este, junto a “The Real Quietstorm” va a ser un disco de gran venta; a mi me parece que Carter ha crecido, ha evolucionado, se ha establecido como figura en el mundo del jazz, ya no tiene que demostrar nada a nadie y toca lo que tiene ganas, lo que no quiere decir que James se nos pase al espanto horroroso del “smooth jazz”. A no dudar con este disco excelente; acomódelo sin vergüenza al lado de Bird, Trane, Hawk, Dexter, Shorter, Sonny...

NoTan Distintos